4_Gilgamesh

Son las cuatro de la tarde, si fueran las seis saldría a sentarme en el árbol seco que cruza la acequia a esperar que salga mi vecina, y se  quede conmigo un rato charlando de cualquier  cosa antes de ir a  tomar el té.

Pero no era así, había bronca y en cualquier momento se agarraban los de mi casa con los de al lado. Tenía preparado hacía una semana un caño negro de luz con un codo, que lo ajustaba todas las tardes en una morza. Estaba acostado leyendo a Gilgamesh el inmortal, que tiene mil cicatrices y camina solo sin miedo a la muerte recordando la tarde que crucificaron a Cristo.

Sentí gritos afuera y salí al patio, lo que se alcancé ver era terrible, había una multitud, porque se habían sumado los de la casa de al lado contra  los nuestros que casi no podía reconocerlos entre tanta gente.  Fui a buscar el fierro y salí a la calle. Era  todo violencia, gente con palos, mujeres gritando niños llorando. Mi papá en el medio ligaba reculando, y mi hermano de atrás queriendo parar al grandulón iba como bandera. Mis vecinas afuera, a ellas también le parecía estúpido todo eso pero divertido. A mí no, así que salté el tronco que estaba sobre la acequia, solivié el fierro y le di con todo en la frente, lo paré en seco, el codo del caño voló y la cara  al tipo se le llenó de sangre que se le escurrió entre los dedos. Me sentí raro.  (Se me aflojaron las piernas cuando vi sangre). No sé  fue algo así. Le doy en la cabeza y todo se detuvo, todo quedó lento, aletargado, inmaduro. Volviendo la mirada a  mis vecinas veo que han agarrado un palo sin saber qué hacer.

Los grupos se separaron y todo termina. El grandote sangraba, era el padre de mis compañeras de escuela que a pesar de todo no se habían metido, las que estaban con los palos eran las del otro lado. A mí me gustaba la más grande, se estaba riendo, pero me hubiera gustado ver al gesto de la hermana en ella, porque era como de vergüenza, era más  femenino. Entramos a la casa y el tipo hecho bosta  camina por el pasillo, y lo que no había medianera me dice – ya te voy a agarrar. Mi hermano le dice  -Uuuhh…

Al otro día nos juntamos a la siesta en la finca con mis amigos a comer uva. Me dicen – Qué fierrazo  socio-

Le dije que todo eso era una mierda, que le podría haber pegado mal y ahora estaríamos en problemas.

Un Commento

  1. Pingback: Gilgamesh | No metric_ Ramiro Tapiz

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...