2_Socio

A las diez va a hacer una hora que mi hermano salió a comprar espirales y todavía no vuelve.  Cuando termine el noticiero,  si no ha llegado, lo tengo que ir a buscar.

Salgo,  me pongo el buzo y las manos en los  bolsillos. Seguro están en la esquina  con el Hugo en la calle de los arbolitos. Pensé. Hago tres cuadras. El Hugo siempre está en la esquina se dedica a saludar a todos, a veces me grita Weeeepp… Weeeepp… dejelop, no más que se arda y camina como un robot moviendo la cabeza a los costados. Yo creía que ese tipo estaba loco, encima andaba con una campera celeste de plumas que lo  hacía gigantesco.

Sucedían cosas que eran atractivamente absurdas.  Ir a la esquina servía también para estar al tanto en la transformación de las palabras. -Me asó- pasó a ser – me ardió-, -le sacó la mierda- le sacó astionas- que viene de astillas. Y así.

A una cuadra los veo bajo el farol. De día el paisaje cambiaba,  a veces  cortaban la calle y hacían un campeonato de choilas, la troya era enorme y no había japonesa que valiera. Pero para meterse ahí tenías que ser bueno en el tincazo, sino te colinchaban.

Yo quería ganar la esquina ser parte del círculo-imán de historias prohibidas- la hermana de no sé quién, que se la llevaron a las viñas- Estaban planeando algo simple, escucho con atención- el sábado a las diez va a salir el micro de la casa del Fierro, para ir a bailar al Algarrobal. El que está, está y hay que tener cuidado porque el micro tiene un agujerazo en el piso del pasillo, y si no entran todos, después va  a pasar la ambulancia para llevar a los que falten-

Después se quedan callados, me miran, saludo, me rio, me paro como ellos con las manos en los bolsillos y las piernas separadas. Se para una patrulla. El móvil aparece de la nada. Un pensamiento colectivo- No estamos haciendo nada- El cana – Buenas Noches, Ustedes de donde son- cada uno pasa  referencias aproximadas de su vivienda.  Huguito aclara-Somos todos de por acá Don-A mí me mira como a un enano o algo así. Yo no había dicho ni una palabra, pero algo tenía que decir para salvarme. EL cana dice- ¿Y usted gurrumino qué hace aquí?  Le digo-No… yo vine a buscar a mi hermano, me mandaron a buscarlo-Concentré la atención de todos en ese momento-¿Quién es?- Y lo señalo con la cabeza- Bueno-dice.-Váyanse los dos-. Y salimos.

A mi hermano le decían Trapal, y era reconocido porque le sacó astionas al Cabeza de Chancho. A mí me decían Trapalito. Al otro día me entero que la respuesta había sido rápida y certera. Dos por uno.

A partir de ese día me empezaron a llamar SOCIO.

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...